La “CNT” denuncia por los tribunales a la CNT-AIT

CONTRA LA CLEPTOCRACIA DEL AUTORITARISMO AMARILLO

“Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”

Recientemente un número significativo de sindicatos de la CNT-AIT, principalmente de la Regional de Levante, además de una asociación (Ateneo Anarquista) que comparte local con el SOV de Albacete, han recibido una demanda presentada por la CNT no re-estructurada, en la que se pide una indemnización de 50.000 € por el “uso fraudulento de siglas, dañar su imagen y expansión”… Sin entrar en los fundamentos en los que se basa la misma, nos preguntamos cómo se explica que una organización, que se autodenomina anarcosindicalista, puede llegar a demandar a la sección de la AIT en España por estos motivos. Además nos consta que lo ha decidido una ejecutiva a espaldas de la militancia ¿Se puede degenerar más en tan poco tiempo?

En primer lugar, diremos que la CNT-AIT de Levante la componen, en su mayoría, sindicatos y afiliades desfederades en fraude, contra toda normativa y moral libertaria (decisión que encima se tomó gracias a unos informes sesgados, elaborados por los “decentes observadores” del Secretariado Permanente del Comité Confederal que tuvo su sede en Valladolid). Desde ese momento, seguimos constituyendo la CNT-AIT en tanto que nunca dejamos de serlo. Después del último congreso de la AIT celebrado en Belgrado, toda la regional levantina ha despejado cualquier atisbo de duda respecto a su pertenencia orgánica, ya que forma parte de la CNT-AIT re-estructurada que, así mismo, es la sección de la AIT en el territorio del estado español. Por tanto, el uso de las siglas “CNT-AIT” está más que legitimado por ser, además, y es acuerdo de dicho congreso internacional, la continuación histórica de CNT.

En segundo lugar, consideramos que muchos de los acuerdos que se han tomado en la CNT en la última década apartan a la Confederación del anarcosindicalismo y de sus propios Principios, Tácticas y Finalidades; y la llevan por una senda que no sabemos dónde terminará, pero sí estamos convencidos de que lejos del sindicalismo revolucionario. No creemos necesario extendernos mucho, pero no podemos dejar de enumerar algunos de estos cambios:

• Aumento del número de afiliades para constituir un sindicato y obligación de pasar un año como núcleo confederal antes de poder constituirse como sindicato, aun teniendo afiliación suficiente. Esto supone un ataque al federalismo y una centralización de la capacidad de decisión en torno a las grandes ciudades y núcleos de población.

• Cambio del sistema de votación para favorecer la formación de mayorías simples, en lugar de forzar la búsqueda del consenso. Intento de traslado de ese sistema de dominio al seno de la AIT.

• Cambio progresivo del modelo de sindicato de militantes hacia el modelo de sindicato de servicios, centrándose únicamente en conseguir toda la afiliación posible aunque no se traduzca en militancia, renunciando por completo a la acción directa, a la implicación de les propies trabajadores en las luchas, etc. El mejor ejemplo de esto es el SOV de Valencia, que declara tener 180 afiliades pero que en sus asambleas no es capaz de reunir más de doce personas habitualmente, según alguno de los últimos expulsados de dicho SOV.

• Importancia desmesurada a la capacidad de cotizar, llegando a quitarle el voto a los sindicatos si sus militantes tienen problemas para pagar la cuota; e incluso recurriendo a cobrar a les afiliades y a las regionales a través de extractos bancarios mensuales automáticos, lo cual supone una flagrante contradicción con nuestros principios anticapitalistas, además de ser completamente innecesario.

• Sustitución del Gabinete de Jurídica y Pro-Presos por un Gabinete Técnico Confederal que deja de lado a les preses, al centrarse únicamente en conflictos laborales. Este Gabinete ha supuesto una sangría económica terrible para los sindicatos, y en la mayoría de los casos sólo realiza funciones de consultoría, que se podrían llevar a cabo de otras formas más económicas y eficientes. Esto además implica la existencia de trabajadores contratades por la CNT, lo cual pone a la Confederación en el rol de explotadora.

• Carácter cada vez más vertical y menos horizontal en la toma de decisiones, con Plenarias de los Comités que hacen propuestas y toman decisiones, dejando a las asambleas únicamente el papel de ratificarlas o no. Esto fue lo que sucedió durante nuestro proceso de desfederación, sin ir más lejos. La consecuencia inevitable de esta deriva se ha producido, también, en forma de “irregularidades” en la Tesorería.

• Frentepopulismo aberrante que, además de convocar campañas y actos con sindicatos subvencionados como la CGT, ha llegado a degenerar en compartir sede innecesariamente con partidos políticos como Podemos (y sus marcas blancas) o la CUP, o a hacer doble militancia en dichos partidos políticos y la CNT al mismo tiempo.

• Expulsión de quienes no comulguen con este cambio de rumbo, utilizando diversas excusas. En nuestro caso fueron supuestos incumplimientos de la normativa orgánica, si es que se los puede calificar de tal cosa, ya que continuamente hay Regionales que obran y han obrado del mismo modo sin que esto suponga un problema. En el caso de otres compañeres, las excusas son diferentes. El motivo real es que hay que purgar a quienes luchan por conseguir que la CNT siga siendo lo que siempre ha sido, una herramienta para el cambio social revolucionario.

En este sentido, la Confederación Regional de Levante de la CNT-AIT, fue desfederada dos años atrás de esa CNT; en el proceso de expulsión se quebrantó la normativa orgánica de la CNT de forma mucho más grave que los supuestos incumplimientos de la misma por los que en teoría se nos desfederaba. No vamos a entrar más en este comunicado a analizar la injusta e ilegítima desfederación de la que fuimos objeto, puesto que la AIT la ha dejado sin efecto y no necesitamos ni queremos meter a la justicia burguesa en ello por coherencia. Eso sí, diremos que resulta “llamativo” que quienes se han introducido en la CNT para vaciarla de contenido, vulnerando sus PTF, haciendo y deshaciendo a su antojo, han conseguido convertir a una organización, otrora revolucionaria, en una mercantil, cuyo consejo de administración otorga poderes a un gabinete de abogados para que interponga demandas contra la pretendida “competencia desleal”.

No ha procedido la CNT-AIT de Levante de “igual manera” ni siquiera cuando no se le ha devuelto lo que le pertenecía. Recordamos que, el 11 de abril de 2015, cuando se tomaba en Pleno Confederal la decisión de desfederar a la Regional de Levante de la CNT y volver a federarla instantáneamente con sólo una minoría de sindicatos (Valencia, Albaida y Elche), se produjo otro hecho igualmente grave, que es el robo por parte de la CNT no re-estructurada de un dinero que no le pertenece ya que legítimamente le corresponde a la inorgánicamente desfederada Regional de Levante, firmante de este documento. Estamos hablando en concreto de dos conceptos pecuniarios:

– El pago de cotizaciones duplicadas que el SOV de La Safor realizó al SPCR en funciones residente en Valencia. Este dinero alcanza una suma de 138,60€, por este concepto.

– El dinero que corresponda a 7/11 partes de los fondos de la Regional de Levante en el momento de su disolución. Esta cantidad es de 3238€. En relación al último punto, cuando una federación regional desaparece, todo su patrimonio ha de ser repartido entre los sindicatos que en ese momento la forman. En el momento de la desfederación la Regional de Levante contaba con once sindicatos federados. Puesto que el acuerdo tomado por el Pleno de abril de 2015 implicaba la desfederación de la Regional de Levante al completo, su patrimonio tendría que haberse repartido entre sus miembros independientemente de que más tarde se federara una nueva regional con una minoría de sindicatos de Levante. Esto implica que nos corresponden siete onceavas partes de la tesorería de la Regional de Levante (siete sindicatos de once), que no nos han sido devueltas.

Resulta “paradójico” que quien ha robado tenga la desfachatez de demandar a su víctima pidiéndole una indemnización de 50.000 € por uso de siglas y dañar a su imagen y expansión. ¡Hay que tener la cara muy dura! Evidentemente, estamos frente a un acto malintencionado con ánimo provocador, cuyo único objetivo es confundir al proletariado, y, si se puede, sacar tajada en forma de ganancia. Tan sólo hay que visitar la web de esa franquicia llamada “cnt” para darse cuenta de ello: se puede observar que todavía se siguen utilizando las siglas de la AIT. ¿Acaso no fue la CNT salida del Congreso de Zaragoza la que en comunicado público insultó, difamó y atacó públicamente a la Asociación Internacional de los Trabajadores, renegando de la misma?

Pero cabe ahora preguntarse qué actitud tendrán los sindicatos todavía pertenecientes a la CNT no re-estructurada que han decidido mantenerse en el seno de esa franquicia del capitalismo que resultó expulsada de la AIT por sus prácticas. ¿Estarán de acuerdo con esta demanda contra la AIT? ¿Estarán de acuerdo con aquella práctica de dejar de pagar las cuotas a la Internacional tras ver que no podían controlar a la AIT con sus propuestas sobre el reparto de votos?

Se dejaron de pagar cuotas, incumpliendo acuerdos de congreso, con la impresentable argumentación de que la AIT suponía un lastre económico terrible para la CNT. ¿Acaso no suponía un lastre económico la existencia del Gabinete Técnico Confederal? ¿No suponía lastre que la CNT ejerciera con el GTC el rol de empresaria y se contradijera con el principio de acción directa? ¿No suponía una sangría económica para todos los sindicatos (el pago de una parte de la cuota para el GTC era obligado) pese a no ser en absoluto necesario? ¿No se despilfarró dinero en propaganda de forma escandalosa, con vídeos cuya elaboración costaron alrededor de 6000€ cuando profesionales del sector aseguraban que el mismo vídeo se podría haber realizado con un presupuesto seis veces menor? ¿No suponía un lastre la falta de informes de tesorería durante varios años pese a las quejas de muchos sindicatos, y el descubrimiento posterior de que el Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CNT con sede en Valladolid había robado una cantidad de cinco cifras de los fondos del Patrimonio?

¿A qué esperan para reaccionar los sindicatos “críticos”? ¿Qué piensan los anarcosindicalistas y, por ende, internacionalistas que permanecen en la CNT sin AIT? ¿Enriquecerse también de estos robos y de los venideros? ¿Esperar que alguno-a de nosotros-as sea incluso encarcelado-a ante la posibilidad de que la demanda se traslade por lo penal en forma de querella? Nos consta que las reuniones plenarias se han convertido en un cortijo privado de ejecutivistas, que hacen y deshacen a espaldas de la militancia confederal, lo que a éstas alturas nos lleva a preguntarnos si es desconocimiento o pasividad cómplice lo que involucra a cada SOV que no actúa ni reacciona. Por suerte no todos se mantienen sólo a la expectativa y reconocemos compañeres donde los hay.

Compañeros y compañeras de la CNT no re-estructurada, ya no es tiempo para paños calientes, autocomplacientes discursos, remedios caseros de estética, cómodos apegos… El hecho de que en el territorio del estado español no hubiera una sección de la AIT (acuerdo congreso de Varsovia, diciembre 2016), habiendo tantos anarcosindicalistas en ese mismo marco geográfico, ya tenía que haber sido motivo suficiente para re-estructurarse e intentar volver a su seno. Hemos re-estructurado la Organización y habéis estado informados desde el inicio de este proceso, hace ya casi 3 años.

Nuestra propuesta es incluyente y movilizadora. Como anarcosindicalistas, como cenetistas internacionalistas, que es lo que reivindicamos ser, sólo podemos y debemos tener una misma línea en dirección y sentido de nuestros principios y sus consecuencias: UNIÓN, FEDERALISMO, INTERNACIONALISMO, SOLIDARIDAD Y ACCIÓN DIRECTA. Es la que nos ha llevado, después del proceso iniciado en Chinchón, seguido en Benissa y finalizado en Villalonga, a tener una Confederación que solicitara la re-adhesión a la AIT y garantizara la unión de los anarcosindicalistas que así lo sientan.

Hemos re-estructurado la Organización y ésta ha vuelto al seno de la AIT. La herramienta la tenéis intacta, el ansiado objetivo vale la pena.

¡VIVA LA CNT-AIT!

¡ABAJO LOS LADRONES!

¡MUERTE AL CAPITALISMO!

¡VIVA LA ANARQUÍA!

 

Confederación Regional de Sindicatos de Levante de la CNT-AIT

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.