Conclusiones de la Conferencia Nacional de Sindicatos para la Re-Estructuración de la CNT-AIT

 

CNT-AIT LogoEn los días 25 y 26 de junio tuvo lugar la Conferencia Nacional de Sindicatos convocada por la Regional de Levante como paso previo a un proceso congresual de re-estructuración de la CNT-AIT. A dicha reunión asistieron delegados compañeros de distintos sindicatos incluyendo federados en la CNT amarilla.
Estas fueron las conclusiones y determinaciones que se tomaron en la Conferencia:

Valoración positiva del proceso congresual:

Todos los asistentes a la Conferencia consideraron positivo el proceso congresual que quiere iniciar la Regional de Levante, y animaron a que se lleve a cabo. Formarán parte activa del proceso. En cuanto a los sindicatos asistentes a la conferencia que todavía están federados en la CNT amarilla, consideran necesaria la existencia de nuestra CNT-AIT, y cooperarán con ella de un modo u otro sintiéndose parte de ella, pues su situación es circunstancial y estratégica.
Los sindicatos críticos todavía federados que han asistido a esta conferencia, están de acuerdo en que el tiempo nos hará converger tarde o temprano, y que el proceso iniciado por Levante es inevitable, bien sea porque se expulse a los sindicatos críticos o porque se consiga recuperar a la CNT desde dentro.

Para Levante, en cambio, el que esto pueda suceder precisamente a la larga, plantea la necesidad de reaccionar a tiempo, porque la afiliación y la militancia se irán desmoralizando y se irán desvinculando de los sindicatos conforme pasen los meses y los años, al igual que habrá sindicatos desfederados que queden desvinculados de sus regionales y muy distantes entre sí, lo que dificulta su reorganización. Alude a la necesidad de tener en cuenta que el proceso de desfederación en la CNT ha sido muy largo, que la persistencia de los críticos dentro de la CNT amarilla puede alargarlo aún más, y que ya se han perdido muchas fuerzas por el camino. Para los sindicatos levantinos, el que éstos sindicatos críticos no se unan a los expulsados, impide que actúen de la misma forma en que lo harían perteneciendo a la misma organización, por eso es por lo que se pretende impulsar este Congreso de re-estructuración de una CNT verdaderamente anarcosindicalista. Sobre todo, Levante trata de defender la autenticidad de la opción que representan las siglas CNT, se trata de defender el modelo anarcosindicalista de acción frente al reformista, al que se proporciona en cierta medida cobertura mientras se siga dentro de la CNT reformista sin combatirla.

Una función importante de nuestra organización anarcosindical es la de servir de “colchón” para los sindicatos que puedan salir, ya sea desfederados o por elección propia, pues, a pesar de la CNT amarilla, existe la CNT-AIT. Aún así, se convino entre los asistentes en que sería simplista entender el proceso congresual únicamente como el de formación de una estructura para los sindicatos que no quieran seguir dentro de CNT cuando ésta sea expulsada de AIT, o para cuando sean desfederados de CNT. La razón de ser de esta organización es otra, y es la de acelerar el proceso de reactivación de una CNT creíble trabajando desde fuera de la CNT oficial copada por los reformistas. El que los sindicatos críticos puedan verla como un recurso en caso de expulsión, es secundario, dado que la CNT que surja de este proceso congresual tiene por misión conservar el carácter anarcosindicalista de la CNT, y no el de ser simplemente una organización a donde pueden ir los que han sido expulsados de la CNT amarilla. Por tanto la CNT que surja de este proceso tiene sentido por sí misma en cuanto surge de la necesidad de enfrentarse al reformismo que tanto los sindicatos críticos como los desfederados rechazan.

El motivo de dar apoyo o de formar parte de la Confederación resultante del Congreso ha de radicar más que nada en lo que ella misma va a ser. Para los desfederados, la idea de resistir desde dentro peca de ingenuidad, dado que todos los intentos de denuncia, impugnación, etc…ya fueron llevados a cabo por ellos en su día, incluso haciéndolo como bloque de sindicatos de la regional de Levante, sin que resultara en nada. Por ello insistieron en la necesidad de coordinarse desde ya, para evitar perder el tiempo. El objetivo sería ganar tiempo, evitar las bajas y la dispersión de la afiliación, y finalmente, la disolución, tanto de CNT como de AIT. Destacan especialmente esta cuestión, evitar que estas organizaciones se pierdan absorbidas por quienes pretenden usurpar sus siglas, su identidad y su patrimonio. Los sindicatos desfederados no han dejado de considerarse a sí mismos como la CNT, la que legítimamente reclama su lugar en la AIT, que los reformistas pretenden someter a un proceso de refundación y destrucción.

Es muy serio lo que nos estamos jugando, nada menos que la supervivencia de una organización anarquista obrera mundial que haga frente a los desafíos que estamos viviendo bajo el capitalismo del siglo XXI. Y añaden que si a la CNT reformista no la echan de la AIT, o si los sindicatos críticos deciden no salir de la CNT amarilla aun cuando ésta sea expulsada de la AIT, seguirán trabajando para convencerles de que se les unan, puesto que ésa no es para ellos la única razón para enfrentarse desde fuera a los reformistas.

Análisis de las causas basado en la conciencia militante:

Se ha aludido muchas veces al sistema de votación como responsable de la deriva reformista en CNT. Los asistentes están casi todos por el consenso, no el voto, y en caso de que lo hubiera se decantarían por el sistema un sindicato un voto. Sin embargo, se señala que el problema no ha sido el sistema de votación, que el autoritarismo siempre encuentra la forma de imponerse cuando falla la militancia, y en este caso ha fallado porque ha dejado que los autoritarios ocupen los puestos de responsabilidad en la organización, porque no ha controlado los órganos delegados desde la base. En resumidas cuentas, la afiliación no ha militado.

Objetivo común entre desfederados y sector crítico:

Hay acuerdo entre las partes en que se esté donde se esté, hay que denunciar lo que está ocurriendo para que la militancia reaccione y se organice aparte o impugne desde dentro. La discrepancia es acerca de si este camino es más lento y menos seguro, si conviene más hacerlo desde dentro o fuera.
Todos los sindicatos asistentes se mostraron de acuerdo en la necesidad de dejar de presentar la CNT como un simple sindicato. Hay que preocuparse de que el mensaje anarcosindicalista trascienda nuestro entorno inmediato, que los medios de comunicación como el periódico lleguen a la gente, no meternos en plataformas ni en otras en que se pierda nuestra identidad, hacer actividades fuera también de nuestros espacios, sin rebajar el lenguaje tampoco, porque queremos unos trabajadores formados. Y al mismo tiempo, según la necesidad, hay que seguir usando nuestros locales como seña de nuestra identidad, no dárselo a colectivos que se pretenden alternativos sin serlo. Coinciden en la necesidad de evitar presentarse como una gestora de conflictos pero sin perder al trabajador que busca ayuda, o sea, darle formación ideológica e involucrarle en la actividad del sindicato, y priorizar la acción directa, que es la que conlleva más solidaridad. Se trataría de dirigir todo eso hacia el conflicto de clase, hacia el significado revolucionario, no dejarlo todo conflictos individuales. Por tanto, importancia de analizar a fondo el mensaje, la propaganda y los medios informativos, en ese sentido de recuperación del modelo netamente anarcosindicalista. Las estrategias para convertir afiliados en militantes, hay que seguir trabajándolas.

Concreciones acerca del Congreso:

Organización del Congreso en dos partes y celebración de la primera parte en noviembre:
El proceso congresual se llevará a cabo en dos partes. Una primera parte será un Congreso de reestructuración de la Confederación, y se realizará los días 5 y 6 de noviembre. En dicho Congreso únicamente se definirá la organización de carácter Confederal. La otra parte será un segundo Congreso en el que se tratarán aspectos organizativos (normativa orgánica, estructura de las regionales, etc.). Por el momento, se funcionaría sin normativa provisional, sólo con los principios tácticas y finalidades.

Asistencia abierta a sindicatos, secciones de AIT y grupos:

Se invitará a secciones de la AIT y grupos afines, y tienen que ir sindicatos, puesto que lo que se quiere es una organización compuesta por sindicatos. Una confederación no puede estar compuesta por individualidades o grupos, tal como están compuestas otras organizaciones anarquistas. Éstas organizaciones ya están creadas y ya cumplen bien con la función de comunicar a las personas que están rodeadas de reformistas en su sindicato, y de conectar el anarcosindicalismo con el resto de movimiento libertario, entre otros a quienes salieron de la CNT por desfederaciones forzadas o voluntarias por desencanto con el reformismo o a raíz de las resoluciones del XI Congreso, y ahora militan en otros grupos.

Importancia de que los sindicatos del sector crítico muestren su apoyo al proceso congresual:

Petición de los desfederados al sector crítico de que si los que están dentro no se van a adherir públicamente a esta CNT-AIT, por lo menos que apoyen para no dar imagen de que son un grupo minoritario de sindicatos que actúan por revanchismo con la CNT oficial porque ésta los expulsó fraudulentamente. Piden que estos sindicatos se impliquen activamente en denunciar las maniobras reformistas del Comité Confederal, y en dejar patente que los sindicatos desfederados que están impulsando este proceso congresual no son un grupo de resentidos sin conexión con la CNT-AIT que aún queda dentro de la CNT amarilla.
Los sindicatos que en su día dijeron que no iban a dejar de organizarse con los expulsados, tienen que reafirmarse en su declaración y en sus actos. Levante pide que los sindicatos que están en desacuerdo con los sindicatos desfederados sigan reconociéndoles públicamente como CNT. Destacan la importancia de mantener las campañas conjuntas y la solidaridad en los conflictos. Y de cara al Congreso de reestructuración de CNT, que se quiere llevar a cabo a partir de noviembre, les piden que manifiesten públicamente su apoyo al proceso congresual, o bien, su integración pública a la CNT-AIT.

¡Salud y anarquía!
¡Viva la CNT! ¡Viva la AIT!

Regional de Levante CNT-AIT

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reestructuración CNT-AIT. Guarda el enlace permanente.